Distonía vegetativa-vascular

Foto de distonía vascular vegetativa La distonía vegetativa-vascular es un trastorno polisintomático que abarca una variedad de sistemas corporales. La distonía vegetativa-vascular es una disfunción del sistema autónomo responsable de dos operaciones clave en el cuerpo: mantener y mantener la estabilidad del microambiente interno del cuerpo (presión arterial, sudoración, temperatura corporal, contracciones miocárdicas y respiratorias, procesos metabólicos), así como la activación de sistemas funcionales, en aras de su adaptación a las condiciones ambientales constantemente fluctuantes (estresores, trabajo físico, fluctuaciones climáticas, clima).

Causas de la distonía vegetativa-vascular

A menudo, en el cuerpo de sujetos humanos, el rendimiento de todos los elementos del sistema nervioso está alterado, el resultado de esto es el desarrollo del trastorno descrito, que se observa en un tercio de la población mundial. Las manifestaciones de la falla en cuestión son la respuesta de los órganos al funcionamiento anormal e inconsistente de las partes del sistema autónomo.

Distonía vegetovascular, ¿qué es y qué desencadena su desarrollo? Es incorrecto considerar la violación descrita como una enfermedad separada. Más bien, es un síntoma asociado con disfunciones de los órganos internos. Aparece debido al funcionamiento incorrecto del sistema ganglionar.

La patogenia de esta enfermedad es bastante heterogénea. Más a menudo, se encuentra una violación en los miembros más pequeños de la sociedad. Hoy, según las estadísticas, esta condición se observa en el 18% de los niños.

A continuación se encuentran los factores que causan el desarrollo de la distonía vegetativa-vascular. El cardenal de tales factores es la predisposición transmitida como una "herencia". Más a menudo, la disfunción descrita pasa a lo largo de la línea femenina (en otras palabras, de padre a hija) que de madre a hijo, y la herencia a través de la línea del "pionero del género" es generalmente bastante rara. La debilidad de los capilares, el miocardio, a menudo acompañado de daño orgánico al sistema nervioso, también se considera una causa común de la enfermedad en consideración.

La distonía vegetovascular de la causa es consecuencia de enfermedades mitocondriales (disfunción mitocondrial, que conduce a un trastorno de la función energética a nivel celular), trastornos hormonales causados, por ejemplo, por un desequilibrio endocrino, menopausia o debido a un reordenamiento hormonal natural en la pubertad, durante el embarazo.

Las características personales del individuo también a menudo afectan la posibilidad de la aparición de esta dolencia. Por ejemplo, una persona sospechosa, propensa al aumento de la ansiedad, sufre con mayor frecuencia de la patología descrita que las personas con una psique más estable. En sujetos con este conjunto de características psicoemocionales, aumenta el riesgo de distonía con estrés, exceso de trabajo mental, agotamiento nervioso.

Una existencia sedentaria se considera otra condición que conduce a la formación del desequilibrio en cuestión. Las personas que sufren de inactividad física desde la infancia son propensas a todo tipo de dolencias debido a la debilidad e inestabilidad del cuerpo a diversas influencias externas. El proceso infeccioso que ocurre en un órgano lo debilita, lo que aumenta la susceptibilidad de este órgano a la aparición de otras dolencias, incluida la dolencia descrita. Además, los focos infecciosos también se pueden ubicar en segmentos del sistema autónomo, destruyendo las fibras nerviosas, infringiendo las neuronas y los ganglios individuales. Este es un requisito previo para la formación de distonía vegetativo-vascular en niños.

La infracción de las fibras nerviosas debido a la osteocondrosis que comienza en el segmento cervical conduce a un defecto en la regulación nerviosa, en particular, al deterioro del funcionamiento de los ganglios del sistema ganglionar ubicado en el segmento cervical del cerebro y responsable del rendimiento del miocardio y los capilares centrales.

La distonía vegetativa-vascular, además de los defectos mencionados anteriormente en el funcionamiento de los órganos, puede causar las siguientes dolencias: pancreatitis, aterosclerosis, alergias, úlcera péptica, dolencias profesionales, lesiones del cráneo o la columna vertebral, degeneración nerviosa, trastornos mentales, conmoción cerebral.

No siempre el factor etiológico de la enfermedad en cuestión es la presencia de violaciones de naturaleza orgánica o fisiológica. El riesgo de aparición de la afección en cuestión aumenta significativamente en personas que están constantemente en un entorno emocional disfuncional (confrontación en las relaciones familiares, un microclima insalubre en el trabajo, un estrés emocional o intelectual intenso y constante, condiciones laborales perjudiciales). Todo lo anterior es un suelo excelente para la formación del estado analizado.

Síntomas y signos de distonía vegetativo-vascular

Muchos sujetos hoy están familiarizados con el concepto en cuestión. A menudo, con diversos trastornos, puede ver este diagnóstico en la historia clínica del paciente. Pero la verdadera comprensión de la distonía vegetativo-vascular, lo que es en palabras simples, está ausente en la mayoría.

En el primer turno, debe darse cuenta de que la distonía vegetativa-vascular no es una enfermedad independiente. El desequilibrio descrito se considera una manifestación secundaria de varios trastornos y defectos en el funcionamiento normal del sistema capilar, lo que inevitablemente conduce a un suministro insuficiente de oxígeno a los tejidos.

La distonía vegetativa-vascular también se llama neurosis miocárdica o distonía neurocirculatoria. La dolencia en consideración puede atribuirse a defectos en la circulación cerebral. Sus síntomas se deben al estado del sistema autónomo, que es responsable del equilibrio de la homeostasis, la regulación de la temperatura corporal, la constancia ácido-base, la concentración de azúcar y la presión arterial. Responsable de los indicadores anteriores, el sistema autónomo contribuye a la respuesta rápida del individuo a las transformaciones y estímulos externos. Es gracias a la presencia de la función de regular la inmutabilidad del ambiente interno (control sobre las reacciones vegetativas) que el sujeto humano se adapta a los cambios externos.

Los síntomas de la distonía vegetativa-vascular en adultos a menudo son bastante diversos y pueden imitar otros trastornos graves. Sin embargo, con mayor frecuencia los síntomas se presentan a continuación por los síndromes.

El síndrome cardíaco está representado por la aparición de una sensación de incomodidad en el área del miocardio o en el esternón, una sensación de ardor y algas. Las manifestaciones descritas no son causadas por sobreesfuerzo físico y a menudo ocurren en reposo.

Los síntomas del miocardio y del sistema capilar se expresan en violación del ritmo miocárdico (taquicardia o ralentización del ritmo), fluctuaciones en la presión arterial, respuesta inadecuada de los capilares periféricos (palidez de la dermis, marmoleado de la piel, escalofríos de las extremidades).

El trastorno de sudoración se manifiesta por una mayor sudoración en las manos y los pies.

El síndrome de hiperventilación se expresa por un aumento en la frecuencia respiratoria, que se caracteriza por dificultad para respirar y sensación de falta de aire.

La disfunción del sistema digestivo se encuentra en algas localizadas en los segmentos abdominales inferiores, hinchazón e inestabilidad de las heces. Además, se puede observar un trastorno digestivo, que se encuentra en la pérdida de apetito, náuseas y vómitos.

El síndrome de micción alterada se manifiesta por micción frecuente, a menudo dolorosa, en ausencia de un proceso inflamatorio.

Las violaciones de la termorregulación se expresan por una condición subfebril estable en ausencia de deterioro en el bienestar, signos de procesos infecciosos o una disminución de la temperatura a 35 ° C.

Los signos de distonía vegetativo-vascular descritos anteriormente pueden ser paroxísticos o estar constantemente presentes. Un curso prolongado de distonía sin un efecto terapéutico adecuado conduce a astenia secundaria, el desarrollo de un estado de ánimo deprimido, la aparición de fobias y un aumento en el paso de la distonía vegetativo-vascular en adultos.

Lo anterior indica que es bastante difícil determinar cualquier manifestación específica y distinta de la disfunción considerada. Por lo tanto, las medidas terapéuticas y una cura para la distonía vegetativa-vascular se seleccionan exclusivamente individualmente, teniendo en cuenta todas las manifestaciones y la anamnesis. Y no existe un único remedio para conquistar la violación descrita. Dado que la dolencia en cuestión es un complejo de síndromes debido a la disfunción del sistema autónomo. La mayoría de las manifestaciones individuales a menudo confirman la presencia de otras patologías que no son causadas directamente por la disfunción del sistema ganglionar o la actividad cerebral. Sin embargo, en combinación, en el contexto de manifestaciones vasculares o cardiológicas, dan razones para diagnosticar una afección como los síntomas del trastorno descrito.

Se pueden distinguir los principales síntomas típicos de la distonía vegetativo-vascular en adultos: dolores de cabeza, debilidad, sudoración excesiva, mareos, ataques de pánico , somnolencia, aumento de la ansiedad, fluctuaciones emocionales agudas, estados obsesivos , sospecha , condiciones de desmayo, aumento de las contracciones miocárdicas, cambios de temperatura.

Tipos de distonía vegetativo-vascular

Para diagnosticar correctamente la afección descrita por el paciente y seleccionar medicamentos para el tratamiento de la distonía vegetativo-vascular, es importante tener información sobre las diferencias entre las variedades de esta afección y los síntomas que la acompañan.

En el primer turno, la distonía vegetativa-vascular se caracteriza por la gravedad del curso. Hay tres grados de progresión: leve, moderada y severa.

Las personas que experimentan disfunción vegetativa en el curso leve, prácticamente no sienten su influencia. El segundo y tercer grado, por supuesto, pueden complicar significativamente la existencia y reducir el rendimiento. La etapa leve a menudo es casi asintomática, como resultado de lo cual la mayoría de las personas no sospechan que sufren de distonía vegetativo-vascular. Suele ir acompañado de algas de cabeza intermitentes y de corta duración y algo de irritabilidad , algas insignificantes en la región miocárdica, que surgen en ondas debido a la excitación emocional o al estrés físico. Las rupturas entre tales manifestaciones se caracterizan por la duración. Las exacerbaciones o crisis vasculares ocurren una vez al año o con menos frecuencia, lo que prácticamente no afecta la capacidad de trabajo y la vida diaria.

La gravedad moderada de la distonía se caracteriza por un aumento en el número de manifestaciones y la gravedad de los síntomas. Los períodos de exacerbación se caracterizan por la duración (varios meses), las remisiones son de corta duración. Con este curso, las crisis son bastante frecuentes, lo que complica la existencia de los sujetos y afecta la capacidad de trabajo.

La forma más desagradable de la patología descrita es un grado severo, caracterizado por la persistencia de los síntomas, un aumento en la frecuencia de crisis vegetativas y la duración de las exacerbaciones, lo que a menudo conduce a una pérdida transitoria del rendimiento.

La clasificación del trastorno analizado es causada por síntomas, como resultado de lo cual el trastorno descrito tiene 4 tipos: hipertónico e hipotónico, mixto y cardíaco. Cada tipo se caracteriza por síntomas específicos, según los cuales se selecciona una cura para la distonía vegetativo-vascular. Es por eso que el diagnóstico competente es extremadamente importante. Los detalles de los síntomas de cada uno se describen a continuación.

El tipo hipertónico fue nombrado debido a la manifestación principal: aumento de la presión. Vale la pena señalar que la hipertensión aquí no es el factor etiológico que causó el trastorno autonómico, sino su consecuencia. La base para el inicio de este tipo de disfunción es un trastorno causado por una violación de los órganos tróficos, debido a la disfunción del sistema capilar. Esto da lugar a un complejo de síntomas, que incluye trastornos arrítmicos, un aumento de la presión arterial sin razón aparente y su disminución espontánea a los límites normales, ataques de migraña acompañados de algas fuertes y fotofobia, dificultad para respirar, aumento de la ansiedad, sudoración profusa, fiebre, trastornos del sueño, extremidades temblorosas, disminución del apetito A menudo, la presión alcanza niveles normales después de un breve descanso o sueño.

La distonía antihipertensiva se desarrolla con un predominio de la actividad del departamento parasimpático del sistema ganglionar. La base de sus síntomas son los procesos de inhibición. Los vasos se expanden, como resultado de lo cual el tono disminuye. El resultado es una disminución de la presión sistólica. El tipo considerado de distonía vegetativo-vascular se caracteriza por una disminución abrupta de la presión "superior". Como resultado de esto, una persona siente fatiga constante y su capacidad de trabajo se reduce significativamente. Se observa debilidad muscular y somnolencia. A menudo, en el contexto de la afección descrita, el apetito cae y surgen algias de la cabeza "hambrientas", y aumenta la predisposición al desmayo.

La disfunción cardíaca autónoma se caracteriza por "señales" del miocardio: algas cardíacas en el segmento central del tórax, que pasan al área subclavia o subescapular, interrupciones en los latidos cardíacos, aumento de la frecuencia cardíaca o inhibición. En la condición descrita, los pacientes sienten escasez de aire y compresión en el área del tórax. También hay algias bastante fuertes, similares a la angina de pecho y acompañadas por los síntomas característicos de esta dolencia, pero que no conllevan amenazas. Con distonía vegetativa-vascular, cambios patológicos del miocardio.

Las variaciones consideradas en el trastorno autonómico rara vez se pueden observar sin una mezcla de otros tipos de síntomas. Más a menudo hay manifestaciones, por ejemplo, distonía hipotensiva y cardíaca o una combinación de otros tipos de síntomas.

A menudo, las manifestaciones del tipo hipertensivo son reemplazadas por síntomas hipotensivos o viceversa. El cuarto tipo, llamado mixto, se destacó precisamente por la alta frecuencia de combinar las manifestaciones de diferentes variaciones del estado descrito.

Diagnóstico de distonía vegetativo-vascular

Debido a la variedad de síntomas, hacer un diagnóstico a menudo crea dificultades y obliga al Esculapio a excluir varias dolencias acompañadas de síntomas similares. Dado que la distonía es un trastorno multicomplejo, antes de tratar la distonía vegetativo-vascular, es obligatorio un examen diagnóstico exhaustivo, ya que esta dolencia se caracteriza por una variedad de manifestaciones, que a menudo indican otras patologías.

Las medidas de diagnóstico deben comenzar con un historial médico. A menudo, durante la recopilación de datos de anamnesis, se observa un factor genérico en la nucleación de la disfunción autonómica y los trastornos psicosomáticos. Además, la enfermedad a menudo se acompaña de isquemia miocárdica, úlcera gástrica, hipertiroidismo, asma bronquial, hipertensión, diabetes mellitus, neurodermatitis.

Los niños que padecen un trastorno vegetativo a menudo tienen antecedentes de dificultades en el proceso de soportarlos, se detectan displasia del tejido conectivo, la presencia de procesos infecciosos focales recurrentes de curso agudo o crónico. El estado del sistema autónomo se evalúa mediante indicadores vegetativos, a saber, asegurando la operabilidad, el tono y la reactividad. Para establecer el estado del tono, se utiliza la electrocardiografía, se tienen en cuenta las quejas del individuo y los resultados de la cardiointervalografía (evaluación de los ritmos cardíacos).

La provisión de actividad y reactividad se investiga mediante una prueba farmacológica (realizada con medicamentos que afectan las arterias y la función miocárdica) o clino-ortostática (se determina la respuesta al mover el cuerpo de una posición horizontal a una vertical y mantener dicha posición). La información obtenida contribuye a la evaluación de la reacción autonómica.

El diagnóstico de la distonía vegetativa-vascular a menudo utiliza los siguientes métodos:

- ecoencefalografía (ecografía de ultrasonido);

- electroencefalograma (imagen gráfica de la actividad cerebral bioeléctrica);

- reovasografía (estudio de la circulación sanguínea en las extremidades), reoencefalografía (estudio de los capilares cerebrales).

Estos métodos contribuyen a obtener una imagen completa del funcionamiento del sistema nervioso central y la condición del paciente, la identificación de la hipertensión intracraneal y los cambios en los capilares. Además de lo anterior, el paciente también necesita el asesoramiento de algunos especialistas especializados, por ejemplo, un oftalmólogo, endocrinólogo, otorrinolaringólogo, neuropatólogo y, a veces, un psiquiatra. Dado que la disfunción vegetativa-vascular no es una enfermedad de la variedad nosológica, sino que representa un mal funcionamiento exclusivo de las glándulas endocrinas, de los órganos individuales, al diagnosticar este trastorno, se estudia el factor etiológico, que también debe tenerse en cuenta al prescribir una terapia dirigida.

Tratamiento de la distonía vegetativa-vascular

Con la violación descrita, las medidas terapéuticas deben ser integrales, a largo plazo, tener en cuenta las características de las disfunciones, el factor etiológico y los detalles individuales de una persona. Con el curso continuo de esta violación, las medidas terapéuticas serán largas.

Entonces, ¿cómo tratar la distonía vegetativa-vascular? Como regla general, las medidas terapéuticas implican el uso de regímenes no farmacológicos que pueden complementarse con sedantes.

Las medidas terapéuticas no farmacológicas incluyen:

- la máxima exclusión posible de afecciones que provocan la aparición de síntomas de la disfunción descrita;

- una proporción proporcional de vigilia y sueño, adherencia a la rutina diaria, incluido el tiempo para una noche de sueño de ocho horas (al menos);

- ejercicios físicos adecuados (ejercicios matinales, natación, baile);

- procedimientos de endurecimiento;

- Masajear la zona del cuello y la cabeza, masaje de espalda;

- seguir una dieta saludable (comer alimentos fortificados, reemplazar parte de origen animal con grasas con grasas vegetales, eliminar adobos, salmueras, bebidas que contienen cafeína);

- corrección psicoterapéutica, centrada en normalizar la actitud del paciente ante las circunstancias y la eliminación de la tensión psicológica;

- fármacos fitoterapéuticos;

- procedimientos de aromaterapia.

Al diagnosticar el tratamiento de la distonía vegetativa-vascular, los medicamentos son recetados exclusivamente por el médico tratante. El efecto terapéutico se concentra en restablecer el equilibrio en el funcionamiento del sistema ganglionar.

El tratamiento de la distonía vegetovascular en adultos es principalmente sintomático. La elección de los agentes farmacopeicos se debe a las características del estado. Por lo general, se practica el nombramiento de ansiolíticos para eliminar la ansiedad, los miedos y las drogas psicotrópicas destinadas a aliviar los estados depresivos. Además de estas categorías de medicamentos, también se usan medicamentos que disminuyen o aumentan la presión arterial. Las preparaciones de vitaminas del grupo B y los betabloqueantes se prescriben necesariamente.

Con insuficiencia venosa, se usan flebotónicos (Detralex). Para eliminar los dolores de cabeza, se utilizan analgésicos, por ejemplo, Spazmalgon, para reducir la presión arterial, se practica el nombramiento de Papazol, Captopril. Es posible normalizar el funcionamiento de los capilares cerebrales con la ayuda de la glicina, para mejorar los procesos metabólicos en el miocardio mediante la designación de riboxina.

También se recomienda realizar una terapia de fortalecimiento general, es decir, el uso de complejos vitamínicos, la designación de agentes que contengan minerales que contengan zinc, selenio y magnesio. Además de estos medicamentos, se recomienda usar agentes que expandan los capilares (Cavinton), normalicen el sueño (Imovan) y los bloqueadores de la producción de adrenalina (Obzidan).

También en la estrategia terapéutica, es necesario incluir procedimientos con agua (por ejemplo, baños de coníferas o de trementina), acupuntura, darsonvalización, electrosueño, electroforesis (la elección del medicamento está determinada por los síntomas individuales).

Para que las medidas terapéuticas conduzcan al efecto deseado, en primer lugar, el individuo debe cambiar su propia rutina de vida. Dado que el funcionamiento adecuado del sistema ganglionar está directamente determinado por la proporción correcta de la vigilia, el parto y el régimen de sueño.

Prevención de la distonía vegetativa-vascular.

Las personas que padecen el trastorno analizado deben comprender la importancia de las medidas preventivas, cuya implementación no será superflua incluso para sujetos sanos. Cabe destacar que el trastorno en cuestión no es capaz de conducir a una muerte prematura, ya que es solo una manifestación de las disfunciones del sistema autónomo.

La prevención de la distonía vegetativa-vascular en adultos y niños debe incluir componentes como una dieta equilibrada y ejercicios físicos equilibrados, la capacidad de eliminar el estrés (corporal y psicológico) y los procedimientos de agua. Además, la organización necesaria de la rutina diaria de trabajo y descanso, así como la asignación de tiempo suficiente para un sueño completo.

Con la distonía vegetativa-vascular, la primera posición entre las medidas preventivas es la rehabilitación física, incluidos los ejercicios deportivos. El más óptimo hoy entre los métodos de rehabilitación física es el yoga. Su ventaja es la accesibilidad para todos, porque los ejercicios no requieren una preparación física especial.

La segunda posición se le da a la nutrición racional y al mantenimiento de una dieta. En primer lugar, la dieta de un individuo que padece la enfermedad en cuestión debe ser sabrosa y equilibrada. Todos los productos utilizados para la nutrición deben estar enriquecidos con minerales y vitaminas, ya que son estos elementos los que pueden restablecer la relación entre los departamentos del sistema autónomo, apoyar el miocardio y contribuir al funcionamiento adecuado de los capilares. En el primer turno, la nutrición del paciente debe organizarse adecuadamente. Se debe dar preferencia a los productos naturales. La dieta debe contener tomates, eneldo, frijoles y acedera. Se recomienda reemplazar las grasas de origen animal con aceites vegetales. Se recomienda reducir la cantidad de consumo de sal, productos de harina y azúcar, y se debe eliminar por completo la ingesta de líquidos que contienen alcohol.

La tercera posición está ocupada por procedimientos de agua, entre los cuales la ducha de contraste se considera la más efectiva. Este procedimiento no puede salvar a una persona de la distonía vegetativo-vascular, pero como medida preventiva, es indispensable. La acción de la ducha de contraste tiene como objetivo eliminar la fatiga, aliviar el estrés, aumentar el tono de los capilares y prevenir los resfriados. Existen varias reglas para usar el procedimiento descrito. En primer lugar, en las etapas iniciales de conocimiento de este procedimiento, no se debe practicar demasiada temperatura. La temperatura del agua debe diferir en un máximo de 18-20 ° C. Además, el agua fría no debe caer por debajo del umbral de 18 ° C, y el agua caliente no debe exceder los 40 ° C. Gradualmente, la temperatura de funcionamiento puede aumentarse. Durante el procedimiento, una persona no debe sentir sensaciones incómodas. Comience el proceso y termínelo con agua fría, primero rociéndolo con los pies, luego con las rodillas, moviendo gradualmente la ducha más arriba, alcanzando la cintura escapular, debe cambiar a agua caliente y bajar en orden inverso. Se recomienda proceder con 5 alternancias, que conducen gradualmente a 11.

El uso de los procedimientos preventivos anteriores asegura la eliminación rápida de los síntomas desagradables descritos.

Vistas: 17 608

Deja un comentario o haz una pregunta a un especialista

Una gran solicitud para todos los que hacen preguntas: primero lea toda la rama de comentarios, porque, muy probablemente, de acuerdo con su situación o similar, ya había preguntas y las respuestas correspondientes de un especialista. ¡No se considerarán las preguntas con una gran cantidad de ortografía y otros errores, sin espacios, signos de puntuación, etc.! Si desea que le respondan, tómese la molestia de escribir correctamente.