Sociophobia

foto de fobia social La sociofobia es un miedo irracional, un miedo incontrolado a cualquier acción social (por ejemplo, hablarle al público) o un miedo a las acciones que van acompañadas de una mayor atención por parte de extraños (extraños) (por ejemplo, la incapacidad de hacer algo cuando alguien más está mirando).

La sociophobia también se llama trastorno de ansiedad social. Se expresa en un miedo incontrolado, que paraliza por completo la voluntad del individuo y complica su interacción social. La fobia social siempre se caracteriza por una causa situacional que desencadena una amplia gama de manifestaciones, que a veces pueden ser indistinguibles de los ataques de pánico.

Causas de la sociofobia

Los psicólogos creen que las causas de la sociophobia están inextricablemente vinculadas con la duda y están ocultas en el subconsciente humano. Una persona afectada por esta fobia depende bastante de la evaluación de su sociedad, de la opinión de él y de sus acciones por parte de otros. Se cree que las causas reales de esta fobia se originan desde la infancia. Los padres, otros adultos importantes, educadores, maestros, con bastante frecuencia, en su práctica, utilizan una evaluación comparativa del comportamiento de la personalidad de manera negativa. Cualquier acción que no te guste va acompañada de frases: no grites como una chica, dices cuando preguntan, pero antes de eso, cállate, etc. Posteriormente, el subconsciente de los niños refuerza este comportamiento, lo que lleva a manifestaciones de baja autoestima en el estado adulto. Y la baja autoestima puede conducir a la sociophobia en el futuro.

Otra razón puede considerarse una estadía prolongada de una persona en un estado estresante o estrés emocional prolongado asociado, por ejemplo, con el trabajo.

La sociophobia también puede desarrollarse bajo la influencia de una sola situación estresante, por ejemplo, un cataclismo natural, accidente automovilístico, accidente, ataque terrorista, etc.

Muy a menudo, la fobia social puede ser la patología primaria en sujetos propensos a estados depresivos, en personas drogadictas o adictas al alcohol.

Las personas que sufren de fobia social solo quieren causar una buena impresión agradable en los demás. Sin embargo, al mismo tiempo, esas personas están muy preocupadas, preocupadas y dudan de sí mismas y de sus habilidades. Tratando de hacer todo a la perfección, esperan elogios, pero al mismo tiempo, tienen mucho miedo de las consecuencias que conllevarán la evaluación de sus acciones.

Las personas con sociophobia evitan situaciones en las que pueden ser rechazadas. Se convierten en una especie de rehén de su propia imagen. Los sociófobos intentan complacer a todos los que están cerca solo para ganar su aprobación, atención, ubicación e interés. Solo quieren sentirse mejor y mejor.

Hay otro tipo de sociophobia, comportarse en un equipo bastante relajado, tratando de llamar la atención mediante diferentes métodos. Hacen esto para crear una imagen positiva para ellos mismos. Los que los rodean son favorables, hasta que comienzan a comprender que una gran cantidad de miedos y complejos se esconden detrás de la ostentosa diversión. Para la persona que sufre de sociophobia, este comportamiento es una especie de intento de ocultar su ansiedad.

La principal causa de nerviosismo y ansiedad de los sociófobos es su creencia de que otros piensan negativamente de ellos. Sociophobe planifica cuidadosamente todas sus acciones públicas, para no meterse en un lío, no parecer estúpido, feo, débil. Aunque, de hecho, no hay absolutamente ninguna razón para esto. Es imposible convencer a una persona que sufre de sociophobia de que su comportamiento natural no causa ninguna impresión negativa.

Básicamente, otros responden a una persona mejor y más suave de lo que piensa sobre sí mismo. Sin embargo, cualquier individuo percibe la realidad circundante a través del prisma de sí mismo y sus propias ideas, pensamientos. No tiene sentido convencerlo de lo contrario. Por lo tanto, es muy difícil para una fobia social hacer cumplidos, y debe aceptarlos.

Muchos sociófobos ni siquiera sospechan que tienen esa fobia, ya que confían en que son psicológicamente saludables.

Como regla general, problemas como el miedo a la comunicación con otros surgen en el período de la adolescencia. Esto se debe al hecho de que la pubertad en la vida de un adolescente es bastante difícil e importante para él. De hecho, en este período hay una transición de un estado infantil a un adulto. Este período se caracteriza por la agravación de los sentimientos. Por lo tanto, si existe la más mínima incertidumbre o timidez, la edad de transición puede fortalecerlos o transformarlos en sociophobia. Mientras más emociones negativas se presenten en la pubertad, mayor será el riesgo de sociophobia.

Síntomas de fobia social

Solo un médico puede hacer un diagnóstico de fobia social. Sin embargo, hay una serie de síntomas comunes. Miedo inconsciente que surge en un lugar público al conocer gente. En este caso, la cara se pone roja, hay un latido cardíaco rápido, temblor en las extremidades, aumento de la sudoración. Las manifestaciones de esta fobia recuerdan mucho a los ataques de pánico . Sin embargo, la sociophobia no se caracteriza por estados paroxísticos, sino estados prolongados e irracionales de ansiedad, nerviosismo e irritabilidad.

A menudo enferma, la sociophobia misma se percibe como miedo. Se expresa por una negativa a resolver problemas relacionados con la sociedad y la comunicación. Por ejemplo, el rechazo de la atención médica, el miedo a visitar restaurantes o tiendas, la fobia social en un niño se expresa en el miedo a hablar en clase, leer en voz alta, etc.

Sufriendo de sociophobia, son susceptibles a un miedo infundado de ser evaluados negativamente por otros sobre la interacción forzada con ellos. Ansiedad, vergüenza, miedo, timidez: estas son las principales condiciones que acompañan a la sociophobia.

Las situaciones que provocan miedo pueden ser: conocidos, hablar por teléfono, interactuar con el líder, recibir visitas, cualquier acción realizada en presencia de otros, hablar en público.

La sociofobia en un niño puede manifestarse en una negativa a asistir a la escuela. Por lo tanto, todos los síntomas se pueden dividir en tres grupos: cognitivos, conductuales y fisiológicos.

El primer grupo incluye el horror que las personas experimentan al evaluar a otros. Por lo tanto, los sociófobos casi siempre se centran en sí mismos, en cómo se ven desde un lado y cómo se comportan. Generalmente se exigen demasiado a sí mismos.

Las personas propensas a la sociophobia están haciendo todo lo posible para causar una buena impresión en sí mismas, pero al mismo tiempo, confían en sus corazones que no podrán hacerlo. Las personas que sufren de esa fobia pueden desplazarse muchas veces por la cabeza en todos los escenarios posibles para el desarrollo de una situación que provoca ansiedad, mientras analizan qué y dónde podrían hacer algo mal. Tales pensamientos pueden ser intrusivos y acosar al individuo durante varias semanas después de una situación estresante.

Los sociófobos se caracterizan por opiniones inadecuadas sobre sí mismos, sobre su potencial. Son más propensos a verse en el lado negativo. También hay información de que la memoria de los sociófobos guarda más recuerdos negativos, mientras que las personas sanas tienden a olvidar todo lo malo.

El segundo grupo incluye evitar cualquier contacto con personas, fiestas y fechas. Tienen miedo de hablar con extraños, visitar bares, cafeterías, comedores, etc. Los sociófobos tienen cuidado de no mirar a los ojos del interlocutor, es decir. La fobia social se caracteriza por el comportamiento de evitación.

Desde el lado de la fisiología, se observa sudoración excesiva, enrojecimiento de la cara, cambios en el ritmo cardíaco, lágrimas, dificultad para respirar, náuseas, temblor de las extremidades. Las alteraciones de la marcha también son posibles, especialmente cuando una persona pasa a un grupo de personas. El resultado de tales manifestaciones entre los sociófobos será una ansiedad aún mayor.

Ciertos signos de sociophobia también se distinguen. Evitar el comportamiento, tomar drogas psicotrópicas o alcohólicas son los principales signos de la sociophobia. Los signos de sociophobia se dividen condicionalmente en mentales y autonómicos. Mental incluye evitación, miedo, timidez, baja autoestima, etc. Los síntomas fisiológicos incluyen signos vegetativos.

Tratamiento de la sociofobia

Convencionalmente, los métodos de tratamiento para esta fobia se pueden dividir en 4 grupos: psicoterapia individual, medicamentos, terapia grupal, autoayuda o tratamiento de libros, consultas en línea, etc.

Sin embargo, la terapia conductual se considera el método de tratamiento principal que brinda el mayor porcentaje de resultados positivos. La esencia de la terapia conductual es la formación de nuevas actitudes mentales psicofóbicas durante la evaluación de situaciones que causan ansiedad y alivio de los síntomas físicos. Las principales adquisiciones después de la terapia cognitiva se pueden considerar habilidades de comportamiento en diversas situaciones sociales, la ansiedad puede transmitirse por sí sola, una persona se comporta más tranquila en situaciones sociales, habilidades de autoaprendizaje.

El tratamiento farmacológico se utiliza en casos de pacientes que rechazan el tratamiento psicoterapéutico. Sin embargo, la efectividad de los medicamentos es bastante limitada y está dirigida principalmente a eliminar síntomas como el estrés y la ansiedad.

La terapia farmacológica implica el uso de medicamentos de grupos como los antidepresivos, los betabloqueantes y las benzodiacepinas.

Existen otros métodos, entrenamientos y formas de deshacerse de esta fobia. Por ejemplo, el método de visualización positiva, que consiste en presentar una situación que provoca ansiedad y nerviosismo, emoción, sentimientos de miedo y vivir esta situación con una actitud positiva.

Además, J. Biom desarrolló una capacitación para superar la sociophobia, que consiste en la posibilidad de una consideración más imparcial de las situaciones de interacción con la sociedad, para rastrear sus juicios e ideas irracionales, para desarrollar formas más efectivas de interactuar con el medio ambiente. El entrenamiento para superar la sociophobia se basa en una variedad de ejercicios que simulan diversas situaciones en la vida cotidiana. Muchas personas que utilizan técnicas de entrenamiento han logrado mejorar significativamente su condición.

Prueba de sociofobia

Hoy en día, se han desarrollado bastantes métodos que determinan la presencia de sociophobia. Por ejemplo, una prueba de fobia social. Su objetivo principal es evaluar el nivel de ansiedad que ocurre bajo la influencia de diversas situaciones sociales. Esta prueba consiste en la descripción de 24 situaciones. Para cada una de las situaciones, debe determinar el nivel de ansiedad. Todas las respuestas se dan por un período igual a la semana pasada. Es decir Si una persona la semana pasada experimentó la situación descrita, entonces da una respuesta sobre la ansiedad experimentada. Si tal situación no le sucedió la semana pasada, entonces da una respuesta sobre su comportamiento esperado, si sentirá ansiedad en esta situación o no, si es así, cuánto, etc.

El nivel de ansiedad se determina utilizando el sistema de cuatro puntos, donde cero es la ausencia de ansiedad, uno es ansiedad leve, dos es moderado y tres es intenso. Luego, el nivel de evitación de tales situaciones se estima utilizando una escala donde cero nunca es, 1 es a veces, 2 es a menudo y 3 es constante. Después de pasar la prueba, se calcula el resultado total para las 24 situaciones. Debe haber dos posiciones, una es el grado de evitación y la segunda es el grado de ansiedad. Luego se suman dos indicadores. En función del resultado, podemos juzgar la presencia y la gravedad de la sociophobia.

Esta prueba fue desarrollada por un conocido investigador y psicólogo M. Leibovich. Esta prueba se considera bastante objetiva y con gran precisión determina la presencia de esta fobia.

Vistas: 34 094

13 comentarios para “Sociophobia”

  1. Tengo 26 años, antes de llamar a alguien, a menudo antes de la llamada habitual, o voy a donde estoy solo o me es más fácil escribir un SMS a una persona, es más fácil para mí escribir que hablar, siempre escribo SMS con mi jefe, aunque sé que no me gusta, no puedo Miro a los ojos cuando escucho o respondo algo, trato de desconectarme y miro el puente de la nariz. Puedo soportar una escaramuza o abuso, experimento una trampa completa hasta las lágrimas. No tengo amigos, aunque a veces realmente quiero. Pero, de nuevo, en un viaje de negocios, por lo general soy alegre y sociable, a veces deliberadamente entretenida con gente tonta. Si alguien reacciona mal, entonces a partir de ahora soy como un erizo, punzante y agresivo, aunque entonces me preocupa. Muchas cosas No lo describas.

    • Eugene, tengo exactamente la misma situación. Tengo 26 años. Parece que a veces puedo controlarme en algunos lugares, pero no puedo contenerme por mucho tiempo. Muchas cosas).

  2. Sí, sobre el equipo es muy preciso. Con amigos me comporto muy libremente. Pero cuando me detengo, este es un estado de ánimo completamente diferente, uno completamente diferente)

  3. Desde la adolescencia sentí que me era difícil comunicarme con la gente. Me pregunto cómo pude hacer amigos en el 11 ° grado. Cuando leo esto ahora, parece que todo esto es muy obvio, aunque me tomó más de dos años finalmente dejar de engañarme, escribir todo lo que me emociona en el cuaderno e identificar los síntomas principales a partir de ahí. Horror

  4. Tengo 12 años, pero desde la infancia tengo miedo de conocerme y actuar. Siempre es importante para mí que otros piensen en mí. En los eventos sin mis amigos, me siento inseguro y superfluo.

  5. Buenas tardes Tengo 18 años Mi problema es que no puedo comunicarme normalmente. Lo peor para mí es hablar con alguien cuando alguien más está cerca. Incluso con parientes, para mí levantar el teléfono es una tarea imposible. Estoy constantemente preocupado por lo que otros piensen de mí. Parece que constantemente me tratan con caridad, constantemente veo miradas malvadas en mi dirección. Constantemente me dicen que camino como un robot, y por eso me pongo aún más nervioso. Y cuando voy a lugares llenos de gente, me imagino cómo mi caminata y mi aspecto son miserables. Nunca empiezo una conversación primero. Y cuando alguien me habla, puedo decir un máximo de un par de palabras en respuesta y eso es todo. Incluso cuando quiero chatear con esta persona, nunca sé qué decirle. E incluso después de estas pocas palabras que logro exprimir de mí mismo, observo cuidadosamente cómo reaccionará una persona ante esto. ¿Cómo superar esto?

  6. Buenas tardes Soy un adolescente Pienso constantemente en otras personas, constantemente quiero hacer algo bueno, agradable y memorable para los demás. No niego que dependa de su opinión. No le temo a las grandes empresas, pero estoy constantemente en silencio, estando en ellas, y siempre algún tipo de basura. A menudo me llamaban el "ratón gris" en la empresa, y en el aula me consideraban un paria, porque siempre miraba a todos y me quedaba en silencio. Soy considerado "hipócrita y duplicito" porque quiero ser mejor para todos. Quiero dar bien a la gente: ayudo, escucho, en algún lugar doy al menos insignificante, pero consejo.
    Mucha gente se aleja de mí porque hablo un poco. No sé cómo buscar temas para conversar. Y recientemente comencé a notar que si conozco a una persona, luego de la primera reunión, pierde interés. Él solo se está yendo. Ya no le interesa hablar. ¿Puedo suponer que soy un sociófobo? ¿Podré superar mi miedo a la comunicación con la edad? (Por cierto, cuando subo al escenario, estoy sacudido, en el sentido literal. A menudo actúo porque estudio en una escuela de música. Y cuando me paro y espero mi turno, estoy tranquilo. Pero tan pronto como veo la comisión, entonces mis nervios pierden inmediatamente. Mis piernas y brazos comienzan a temblar. No puedo controlarme.)
    Estaría muy agradecido si contesta. Gracias

  7. Trabajo como líder, subordinado a 30 personas. Recientemente, comencé a notar que no quiero comunicarme con nadie, ni siquiera con familiares. En el trabajo, solo comunicación situacional sobre el caso. Sin contacto personal. Llego a casa y me desconecto del mundo. No abro la puerta a nadie y no me dejas entrar a la casa. Respondo el teléfono a la fuerza. Las largas conversaciones, incluso con mi madre, me ponen muy pesado, me siento exhausto después de ellas.
    ¿Qué me pasa?

    • Hola Inga Su condición está muy cerca del agotamiento. Una persona que constantemente tiene que contactar con la sociedad, escuchar quejas y resolver problemas de otras personas, se está agotando gradualmente de los recursos físicos y psicológicos. Experimenta un estrés regular, lo que lo vuelve apático y retraído. Un cuerpo cansado incluye una reacción defensiva y se produce agotamiento emocional.
      Le recomendamos que se familiarice con: / sindrom-emotsionalnogo-vyigoraniya /

  8. Descrito con precisión, gracias por el artículo. Tengo miedo de hablar al público. Y siempre muy interesado en las opiniones de los demás. Y pienso mucho en lo negativo, pero cambiaré, tendré éxito.

Deja un comentario o haz una pregunta a un especialista

Una gran solicitud para todos los que hacen preguntas: primero lea toda la rama de comentarios, porque, muy probablemente, de acuerdo con su situación o similar, ya había preguntas y las respuestas correspondientes de un especialista. ¡No se considerarán las preguntas con una gran cantidad de ortografía y otros errores, sin espacios, signos de puntuación, etc.! Si desea que le respondan, tómese la molestia de escribir correctamente.