Desinterés

El desinterés es un comportamiento establecido y controlado conscientemente o un rasgo de personalidad instintivamente establecido, manifestado a un nivel efectivo, e implica una capacidad personal interna altamente desarrollada para controlar, ignorar y sacrificar las propias necesidades con el objetivo sincero de garantizar el beneficio de los demás. El grado extremo de manifestación de esta característica se observa en eventos militarizados, alcanzando la capacidad de una persona de sacrificar su vida, violando las leyes evolutivas de autoconservación, para salvar a otros o realizar una tarea que involucra la seguridad. En consecuencia, la necesidad de desinterés a escala universal surge en tiempos de guerra, en circunstancias excepcionales, peligrosas, de emergencia, extraordinarias, que requieren el exceso de deberes asignados a los deberes de la persona.

Considerando el desinterés, los ejemplos de la vida generalmente se basan en las hazañas de sacrificar la vida por la descripción más colorida, pero no son vívidos, aunque son más comunes en la vida cotidiana, no manifestaciones tan hipertróficas. Además del comportamiento controlado por el cálculo lógico, esta calidad también se encuentra en formas no tan desarrolladas del mundo animal, siendo un instinto a nivel fisiológico para preservar la integridad de la especie. Las manifestaciones instintivas del auto-sacrificio son inherentes a las abejas en la protección de su propia colmena (picadura, muerte, pero ahuyentando el peligro de los demás), para la mayoría de los animales en la protección de la descendencia (para pelear con un depredador, regalar el último alimento) - la naturaleza no estableció esta cualidad para salvar a un individuo, sino para preservación del material genético y reproducción adicional de la especie.

Significado de la palabra dedicación

La palabra desinterés implica un sacrificio de los propios intereses, el rechazo de los propios deseos y necesidades , incluye la presencia de alguna idea elevada, ideales o sentimientos fuertes que sirvan de motivación para tal acto. Se cree que esta es una cualidad positiva, discutiendo el desinterés, los ejemplos de la literatura presentan a los héroes que muestran este rasgo como personas del más alto grado de desarrollo espiritual, profesando verdaderos valores morales.

Sin embargo, también hay un contexto negativo de esta calidad, cuando la propia personalidad se devalúa y degrada, o con la ayuda de tal comportamiento, una persona trata de elevarse por encima de los demás, conociendo una actitud positiva prejuiciosa hacia el sacrificio personal. El sacrificio es justificado y sin sentido, digno y manipulador. A menudo las personas ponen sus vidas a favor de los demás, porque no quieren ser responsables de sus manifestaciones, pérdidas y fracasos, tal dedicación no tiene nada que ver con las características positivas de la calidad, sino que da testimonio de la debilidad y la infantilidad de la persona. Además de renunciar a la construcción de la propia actividad, el sacrificio por los intereses de los demás puede no ser apreciado por estas personas, y a veces puede ser una preocupación asfixiante (por ejemplo, una madre que cuida a su hijo de cuarenta años y se ocupa de todos sus asuntos no lo deja vivir, ni a él no trata con la vida). La esperada gratitud, admiración y otros aspectos positivos esperados permanecen inaccesibles, ya que el acto en sí mismo no tuvo una manifestación sincera y apropiada, sino que fue solo un curso de manipulación . En tales relaciones, el desinterés adquiere en última instancia el carácter de sacrificio, elevación resentida sobre aquellos que no apreciaron y un sentimiento constante de insatisfacción.

Hablar de la manifestación positiva de esta cualidad, referirse a ella como desinterés y no sacrificio, agrado, falta de espina, se puede hacer en el contexto de impulsos sinceros, el deseo de mejorar para otros sin buscar sus propios beneficios y esperar reacciones agradecidas. Un foco de atención, centrado exclusivamente en los demás, cuando uno no se da cuenta de las propias dificultades o necesidades, puede conducir a tal acto. Es importante comprender que las acciones realizadas siempre van más allá del desempeño necesario, ya sean acciones atribuidas a hazañas o aquellas que nadie conocerá. Es imposible un toque de desinterés y egoísmo, también es necesaria una fuerte voluntad y deseo de altos ideales, superación constante de uno mismo y, a veces, programas de instinto de autoconservación profundamente arraigados en aras de objetivos respaldados por la conciencia y una alta moralidad.

Sobre todo, esta palabra se menciona en las características de la era soviética y las hazañas en las batallas militares, se consideró una de las principales características que contribuyen al desarrollo político y social del hombre. La generación más joven se crió en este concepto y exigió una dedicación similar de los adultos, pero esto se refería exclusivamente a temas políticos, estatales y militares. Si una persona eligió sacrificar su propia carrera o los intereses del estado en aras de preservar la vida de su familia, esto se suprimió dependiendo de la gravedad del acto, hasta la pena de muerte. Tales métodos respaldaron la integridad y la supervivencia de una sociedad socialista, así como la supervivencia de una especie es compatible con la naturaleza.

Los actos de desinterés no siempre son inequívocos en su definición y dependen de la parte que realiza el análisis. Además, no siempre traen un cierto resultado.

El desinterés está regulado por la moralidad interna de la personalidad y no es susceptible a las influencias externas; no puede inscribirse en las reglas y normas, ya que se encuentra fuera de ellas. Y si el cumplimiento de cualquier manifestación de comportamiento puede requerir una carta o reglas tácitas, entonces las manifestaciones de desinterés no pueden ser exigidas por ninguna autoridad que no sea la conciencia de una persona y su núcleo espiritual interno. Este rasgo puede considerarse como una manifestación de actividad de conceptos tan imperceptibles y teóricos como el humanismo, la moral, el coraje. A veces, esta propiedad es impulsiva e instantánea, a veces una persona necesita hacer un gran esfuerzo y mostrar carácter, pero el deseo estará indicado por la falta de deseo de lograr ganancias personales y prioridad para el beneficio de los demás.

Ejemplos de dedicacion

El desinterés se basa en sentimientos de amor sincero, amistad, patriotismo, y es precisamente por tales conceptos que los propios deseos quedan relegados a un segundo plano. Al estudiar el desinterés, se pueden dar ejemplos de vida de lo más diversos y sorprendentes, pero vale la pena considerar que podemos encontrarnos con sus manifestaciones todos los días, observándola en el amor maternal, ya que ni nuestros propios placeres, ni la salud, ni la vida serán prioritarios para nuestra madre. en riesgo para su hijo. El comportamiento desinteresado de una mujer está determinado en gran medida por los instintos, los programas de supervivencia y los cambios en el equilibrio hormonal, pero al mismo tiempo no habrá falsedad ni pretensión en tales manifestaciones, ni deseo de obtener ganancias o elogios. En las primeras etapas de la vida, todas las renuncias son realmente puras y llenas de un profundo sentido de la felicidad del bebé, podemos hablar sobre los mecanismos de evitación y manipulación cuando la madre continúa sacrificándose cuando el niño ha crecido o no está en peligro.

Hay personas que han elegido profesiones que requieren una dedicación constante: los primeros que vienen a la mente son los rescatistas y los bomberos, quienes, de turno, arriesgan su propia vida y salud para ayudar a quienes están en problemas. Las personas con un bajo nivel de dedicación, que creen que todos los que se encuentran en una situación difícil, tienen la culpa de sí mismos y deben salir por su cuenta, no elegirán tales especialidades, que en general no deben clasificarse como profesiones, sino como vocaciones. Los voluntarios que trabajan en refugios y en la vanguardia, desperdician su tiempo, exponen la psique a varios traumas y ponen en riesgo sus vidas, son ejemplos de dedicación. Aunque la motivación también es diferente, porque, a pesar de la falta de beneficios monetarios directos, con el voluntariado es posible aumentar los sentimientos de importancia personal, recibir diversos beneficios, evitar resolver problemas de la vida personal o buscar fama, haciendo que parezca una ayuda desinteresada. Los beneficios secundarios están en todas partes, pero si una persona los nota o actúa sobre la base de la moralidad intrapersonal es un indicador de desinterés.

De los ejemplos más vívidos transmitidos en las crónicas históricas son hechos heroicos durante las operaciones militares, cuando las personas envolvieron explosivos, se arrojaron bajo tanques enemigos o cubrieron sus cuerpos con bombardeos, cuando no entregaron información y murieron bajo tortura, o mordieron la ampolla con veneno . Ejemplos que terminan en una triste muerte para uno y la capacidad de mantenerse con vida para muchos.

Esta cualidad en su manifestación cristalina es admirable y se usa ampliamente en el arte. Revelando desinterés, los ejemplos de la literatura utilizan con mayor frecuencia un tema de amor, jugando en el grado de renuncia. Esto generalmente se percibe como evidencia de un amor fuerte e incondicional, cuando el héroe puede abandonar su ciudad, su trabajo o sus hábitos anteriores por el bien de su amado. En películas y libros más dramáticos, es posible sacrificar la propia vida, salvar a otro o dedicar la propia vida a objetivos religiosos o humanitarios después de la muerte de un amante, como un signo de memoria, lealtad y amor por él.

Cuando sacrificas el sueño para alimentar a alguien, cuando dejas el bocado más delicioso a tu amado, cuando rechazas un contrato de dinero para estar en la matinal de un niño, estos son todos ejemplos de desinterés, no tanto heroico como en la guerra y no tan romántico como en libros, pero a diario y subestimado.


Vistas: 3 902

Deja un comentario o haz una pregunta a un especialista

Una gran solicitud para todos los que hacen preguntas: primero lea toda la rama de comentarios, porque, muy probablemente, de acuerdo con su situación o similar, ya había preguntas y las respuestas correspondientes de un especialista. ¡No se considerarán las preguntas con una gran cantidad de ortografía y otros errores, sin espacios, signos de puntuación, etc.! Si desea que le respondan, tómese la molestia de escribir correctamente.